Sus orígenes

Boric nació en la región de Magallanes, la más austral de Chile, el 11 de febrero de 1986. Por ese entonces existía en el país una ley según la cual todos los hijos varones nacidos en hogares progresistas debían ser asesinados. La madre del actual presidente chileno lo colocó en una cesta y lo arrojó al océano Pacífico creyendo que era un río. Afortunadamente, las corrientes llevaron al bebé hasta la Isla de Pascua, donde fue adoptado por los indígenas de la etnia rapanui. Siendo adolescente, Boric regresó al continente y allí fue adoptado por Luis Javier Boric Scarpa y su esposa. Boric intentó con todas sus fuerzas integrarse al mundo civilizado, aunque sin éxito, ya que extrañaba la selva de la Isla de Pascua y sus costumbres salvajes, como no usar cubiertos y venderles artesanías de mala calidad a los turistas. Pero cuando estaba a punto de regresar a la isla conoció a Juana, una dirigente estudiantil que lo convenció de integrarse a la militancia. Rápidamente el joven Boric se transformó en el líder de los estudiantes chilenos y los condujo a lo largo de todo el país escapando de los carabineros. En cierta ocasión, cuando su columna de estudiantes estaba sitiada por las fuerzas del orden, logró que se detuvieran los automóviles de una autopista para que él y sus compañeros pudieran pasar al otro lado. Este episodio, sumado a que se dejó la barba, lo consolidaron como el patriarca de la izquierda trasandina.

Con 36 años, Boric es el segundo mandatario más joven del planeta. Las leyes chilenas establecen que un menor de 40 años necesita un permiso firmado de los padres para ejercer la presidencia, por lo que la asunción estuvo en duda hasta pocos días antes de la fecha pactada para el cambio de mando. Es que sus padres no veían con buenos ojos que el joven Boric volviera a su casa tan tarde. Finalmente aceptaron firmar la autorización, pero con la condición de que volviera a su casa antes de las siete y media de la noche todos los días y prometiera no fumar a escondidas.

Su vida sexual

“Inclusión” es una de las palabras clave de la plataforma de Boric y la comunidad LGTB espera grandes avances con respecto a la conquista de derechos. Esto se debe no solamente a la extracción universitaria y progresista de Boric, sino también a que él mismo ha declarado que su sexualidad es “fluida”. Sin embargo, esto no convenció a los militantes más radicales del movimiento, quienes temen que se haya tratado de una burda estrategia de campaña. Para colmo, en un intento de disipar estos temores, Boric declaró en una entrevista: “No tengo nada contra los gays. De hecho, tengo un amigo gay con el que nos acostamos de vez en cuando”, algo que generó aún más desconfianza entre los militantes prodiversidad.

Su fortuna personal

Los padres adoptivos del flamante presidente de Chile eran propietarios de una de las minas de cobre más grandes del país, que en 2017 estaba valuada en 1.200 millones de dólares. Si bien Boric nunca quiso seguir los pasos de sus padres en el negocio de la explotación minera, un día ellos pusieron la empresa a su nombre antes de sacar un crédito para comprar una tablet Xiaomi, por miedo a no poder pagar las cuotas y terminar embargados. En una maniobra que sus progenitores calificaron como “traicionera”, Boric dividió la propiedad de las empresas entre sus trabajadores, creando la primera mina autogestionada del mundo. El emprendimiento fracasó porque los trabajadores decidieron en una asamblea que la empresa debía dedicarse exclusivamente a la extracción de cobre vegano, un producto muy poco rentable debido a que su alto precio lo hace accesible solamente a un público de elevado poder adquisitivo, pero muy reducido. Pero a los pocos meses del cierre de la mina Boric compró un boleto de lotería y sacó el primer premio, por lo que tiene un patrimonio de diez millones de dólares.