Saltar a contenido

Gonzalo Curbelo

A plena vista

Suele decirse de cualquier banda que se trata de un grupo distinto, pero en el caso de Buceo Invisible el distintivo es clarísimo. Formado entre amigos hace más de una década como un colectivo multimedia que combinaba música, poesía, plástica y fotografía, es casi un género único al que sus integrantes han sido fieles durante todo este tiempo. Podrán comprobarlo quienes asistan a la presentación de Disfraces para el frío, su tercer disco, el sábado 3 en la sala Zitarrosa. Sobre la génesis de todo esto y los motores que los impulsan hablamos con Diego Presa (guitarra y voz) y Marcos Barcellos (poesía), de Buceo Invisible.
Foto principal del artículo 'El agujero'

El agujero

Ninguna de las propuestas de la programación de los canales abiertos en esa hora letalmente sedante posterior al almuerzo del sábado es tan insular y conceptualmente extraña, a pesar de su predictibilidad, como la que ofrece Canal 12: La cocina del show.
Closet.  · Foto: Juan Pablo Landarín, difusión

Espacios de libertad

Luego de haber irrumpido casi en forma inesperada en la escena del rock-pop uruguayo con un disco bailable, sexy y hedonista como Dildo (1999), Closet llega a su segunda obra, Lengua, buscando nuevos caminos e idiomas, tanto lingüísticos como musicales.
Foto principal del artículo 'Barras, estrellas y ese gusto a retro'

Barras, estrellas y ese gusto a retro

La figura del Capitán América es más bien rara dentro de la escudería de la casa de cómics de superhéroes Marvel. Las creaciones de Stan Lee y compañía se destacaron de la escuela tradicional de superhéroes de historieta por una cierta complejidad psicológica y por un conflicto constante entre sus poderes y la marginación que les produce, así como por una línea borrosa entre lo que se considera correcto y lo que no. El Capitán América no tenía nada de eso y ahora vuelve, a fuerza de simpleza y calidez narrativa.
Foto principal del artículo 'Una década hechizada'

Una década hechizada

Harry Potter y las reliquias de la muerte: parte 2 culmina uno de los ciclos más asombrosos que el cine haya conocido: la más exitosa franquicia o saga de todos los tiempos, realizada a lo largo de una década en casi sincronía con las novelas de JK Rowling en las que estaban basadas (que merecerían su nota propia), manteniendo el mismo elenco y la misma producción y acumulando centenares de millones de fanáticos de las aventuras de un mago en su viaje de la infancia a la adultez.

Otros monstruos, misma invasión

Algo deben de saber en el norte que nosotros no, pero no parece casualidad que en menos de un año se estrenen tres productos tan similares como las películas Batalla: Los Ángeles (Jonathan Liebesman) y Skyline (Greg y Colin Strause), y la serie Falling Skies, con la que el canal TNT apuesta a recuperar terreno ante el éxito actual de canales competidores como AMC y HBO, pero posiblemente sea sólo falta de imaginación. Falling Skies es acerca, como las dos películas mencionadas, de una fulminante invasión extraterrestre que elimina a la mayor parte de la humanidad, dejando bolsones de resistencia combatiendo en inferioridad de condiciones contra los malignos alienígenas.
Rêverie, de Supervielle. Universal, 2011.

Un hombre llamado Piano

Rêverie, segundo trabajo solista de Luciano Supervielle, está basado en su mayor parte en los shows que el artista llevó a cabo en 2009, de los que recupera versiones, pistas, y hasta algún aplauso.
Orlando Fernández. · Foto: Victoria Rodríguez

Retrato de músico sin etiquetas

Orlando Fernández atravesó buena parte de lo más interesante del rock uruguayo desde fines de la dictadura. Integrante de grupos tan disímiles como Cadáveres Ilustres y Exilio Psíquico, actualmente es el bajista de Buitres, además de estar siempre cerca de la banda de sus hermanos, Buenos Muchachos. Pero además tiene su propia banda, que lleva un nombre inspirado en Oscar Wilde y que acaba de editar su primer disco. Sibyla Vaine estará hoy de noche en café la diaria.
Bob Dylan durante el concierto que dio en Pekín (China). (archivo, abril de 2011) · Foto: Efe, Yan Bing

Joven para siempre

No deja de ser extraño que figuras que uno automáticamente asocia con la juventud lleguen a ser septuagenarios, pero ésa es una de las paradojas de la cultura del rock, un género que parece congelado en un imaginario cultural juvenil pero que ya ha cumplido 60 años. Varias de las figuras esenciales de ese matrimonio entre el folk blanco y el rock'n'roll negro cumplen 70 este año, pero nadie como Dylan.
Game of Thrones.

La espada y la paciencia

Aunque la franquicia de El señor de los anillos se haya convertido en uno de los fenómenos comerciales y culturales más fuertes de la década, el género que se conoce como “fantasía heroica” en literatura y de “espadas y hechicería” en cine, no es precisamente algo que se respete mucho -a pesar de contar en cierta forma en su tradición e inspiración con obras tan canonizadas como las eddas poéticas nórdicas o toda la materia de Bretaña y las leyendas arturianas y de la consideración más que nada una rama literaria o cinematográfica sólo respetable para adolescentes tardíos que pasan sus fines de semana dedicados a juegos de rol o escuchando discos de Iron Maiden.
Charly García. · Foto: Claudio Pucheu, difusión

Morir sin morir

Charly García se presentará por primera vez, desde su conocida crisis personal, en Montevideo -ya lo había hecho para algunos pocos elegidos en el Conrad de Punta del Este-. Mañana retorna a una capital que no guardaba los mejores recuerdos de sus erráticos shows. García vuelve en buen estado para repasar junto con su gente una discografía que vale la pena repasar.
Trabajo confidencial

La escuelita del crimen

La crisis financiera de 2007-2010 cayó sobre los trabajadores estadounidenses -y por contagio sobre los de casi todo el mundo- como una plaga bíblica, una maldición de motivos inescrutables pero con efectos claramente sensibles y dolorosos. No es de extrañar que varios documentales hayan intentado explicar, en términos populares, las causas de una crisis anunciada en algunos círculos pero inexplicable en el ámbito de la calle, donde las víctimas pasaron, en cientos de miles de casos, de una estabilidad conseguida a fuerza de sudor y lágrimas al desempleo, sin que la calidad de su trabajo (o incluso la demanda de éste) tuviera nada que ver con su pérdida.

Llegó la aplanadora

Para los adeptos al heavy metal el arribo de Mötorhead al Teatro de Verano es posiblemente el mayor acontecimiento que se haya vivido en Montevideo. A pesar de no ser exactamente un grupo de estricto metal, la a grupación de Lemmy Kilmister encarna mejor que nadie la imaginería motoquera y desafiante del mejor hard-rock, además de ser un excelente ejemplo de cómo una banda con casi 40 años de existencia no tiene por qué ser un parque temático de sí misma.

La fiesta fetichista

La expresión sucker punch (literalmente "trompada de gil") denomina esos golpes de puño que llegan de forma absolutamente inesperada, aprovechando una distracción o simplemente el sinsentido de éste, es decir, el viejo y querido garronazo. No hay nada en el argumento de este film relacionado con un sucker punch, por lo que cabe suponer que el título se trata de un comentario metacinematográfico de su director y guionista Zack Snyder, quien parece referirse con escasa modestia al efecto que puede tener esta película en el espectador.
Foto principal del artículo 'Nada elemental'

Nada elemental

Ningún personaje ha sido representado más veces en el cine que Sherlock Holmes, interpretado por 75 actores en 211 películas según el Libro Guinness de los Récords, y eso sin contar las adaptaciones televisivas, sus derivados (hijos o parientes) o los personajes directamente inspirados por él aunque de distinto nombre. Por más atractiva que sea esta creación, de Sir Arthur Conan Doyle, es inevitable bostezar un poquito cuando se lee que hay una nueva versión dando vueltas en las carteleras o en las pantallas chicas.

Compañero indeseable

La situación no puede ser más desesperante: cinco extraños se suben a un ascensor y, entre dos pisos a mitad de un interminable rascacielos de Filadelfia, se detiene abruptamente. Entre los encerrados hay un enorme guardia de seguridad claustrofóbico, una señora malhumorada, un joven vagamente antisocial, una atractiva muchacha irritada y, por último, alguien que parece ser un plomazo definitivo.
La actriz estadounidense Natalie Portman posa con el Oscar a la Mejor Actriz
por su trabajo en El cisne negro.  · Foto: Efe, Paul Buck

Los discursos reales

No importa que Hollywood esté pasando uno de sus peores momentos creativos, sus ceremonias de premiación parecen volverse cada vez más importantes e hipnotizar a cada vez más televidentes. ¿Cuáles son los motivos y qué es lo que ofrece la ceremonia de la Academia de Hollywood para lograrlo? Esencialmente marketing y tres largas horas de alegría guionada, golpes bajos y chistes malos.
Lemmy. Dirigida por Greg Olliver y
Wes Orshoski. Estados Unidos, 2010.

El as de las espadas

El 14 de abril, en lo que será un auténtico hito en la historia de las visitas rockeras internacionales a nuestra capital, aterrizará Mötorhead en el Teatro de Verano. Un evento no sólo de gran importancia para los acólitos del heavy metal sino para cualquiera que tenga una buena idea de la historia del rock y del papel esencial de la banda en su desarrollo: luego de décadas de thrash, grindcore, black metal, rock industrial, punk, death y hardcore, tal vez sea difícil tener conciencia de que nadie tocaba tan fuerte, tan rápido y tan básico como Mötorhead en el momento en que irrumpieron, como un tanque panzer, a mediados de los años 70, en el entonces pomposo y academizado ambiente de la música joven.