Con un Foro de Innovación Ciudadana, Participación y Democracia, la Intendencia de Montevideo hizo el lanzamiento de MVDLAB, un laboratorio de innovación que funcionará en el Cabildo de Montevideo y que tendrá como objetivo apoyar proyectos innovadores que apunten a mejorar la calidad de vida. La coordinadora del laboratorio, Andrea Apolaro, explicó que será un espacio abierto, que pretende “instalar una nueva forma de articulación entre la ciudadanía y el gobierno, con nuevas lógicas. Ya no es la Intendencia que consulta, sino que llegan iniciativas y trabajamos con ellas, las apoyamos o somos socios” y, en ese sentido, se genera una nueva institucionalidad. “Hay proyectos que se desarrollan afuera y están más buenos que si los desarrolláramos nosotros”, por ejemplo, aplicaciones para bicicletas: "Le pueden poner en qué calles hay pozos, y que es mejor ir por estas y no por aquellas; si lo hace la Intendencia eso no se puede visibilizar, pero afuera sí. La idea es apoyar ese tipo de iniciativas, de gente que ya está haciendo cosas para mejorar la calidad de vida”. Apolaro se apura a aclarar que la idea del laboratorio no es sustituir otros espacios de participación que existen a nivel departamental, “sino sumarlos, que haya plataformas para que la gente pueda participar y decidir, sin sustituir lo que hay”. Un ejemplo de otro de los proyectos que ya venía trabajando con el MVDLAB es Si lo venís a buscar es tuyo, un sitio web y de Facebook en los que la gente ofrece lo que no usa a otras personas que lo necesitan. El jueves los creadores del sitio y la Intendencia firmaron un convenio de apoyo, que, según destacó Apolaro, “tiene muy buena moderación”.

El MVDLAB fue un proyecto que se incubó en las Residencias de Innovación Ciudadana de Medialab Prado y la Secretaría General Iberoamericana en 2015. En aquella oportunidad los montevideanos compartieron incubación con iniciativas de laboratorios de Santa Fe de Argentina, Santos de Brasil y Monterrey de México, y todos sus responsables participaron en el Foro de Innovación organizado el miércoles, jueves y viernes en el Cabildo, donde presentaron sus experiencias. También participaron en el foro representantes de Medialab Prado y ParticipaLab, ambas iniciativas madrileñas.

La idea del foro fue generar muchas mesas de debate para “que sea un caldo de cultivo y lanzar nuestras líneas de trabajo”. Se debatió sobre feminismo, participación, inteligencia colectiva, el pensamiento de diseño, democracia y participación política, sobre laboratorios ciudadanos y sobre ciudades. El MVDLAB, explicó su coordinadora, funcionará a través de convocatorias específicas para plantear sus temas de interés, problemas o debates, pero también recibe a interesados en presentar proyectos en su nuevo local en el Cabildo.

Disparadores

El ex director del Auditorio Nacional del SODRE Gerardo Grieco, que participó ayer en la mesa redonda “Sobre las ciudades y la creatividad”, hizo énfasis en que para contar con espacios “que promuevan la creatividad y el talento”, “necesitamos un liderazgo que genere esos espacios más progresistas, de vida, y no centrarse en que nada se puede hacer, en que es muy difícil o que no hay plata”. De lo contrario, aventuró, “las ciudades que se quedan en el ABC [alumbrado, barrido y calles] se secan”. “Esa tensión convive con nosotros. Hay que crear espacio para una generación de líderes que saquen del barro del no se puede a Uruguay”, dijo, y pidió a su vez “una sociedad que sea un poco más proclive a correr el riesgo”.

Claudio Invernizzi, director general creativo de Havas Worldwide Gurisa, propuso “mirar la ciudad con los ojos de otro” y apuntó que se debe buscar que “cada ciudadano esté dispuesto a aportar creatividad a su propia ciudad”. Denisse Legrand, gestora cultural y responsable de Nada crece a la sombra, planteó que se debe dar una discusión ideológica sobre las desigualdades que genera que haya distintas percepciones de ciudad, y apuntó que “a veces se pasa muy rápido a la gestión” sin evaluar que “no es lo mismo lo que les pasa a los jóvenes en Parque Rodó que a los de Los Palomares”.