El senador Luis Lacalle Pou, líder del sector Todos, del Partido Nacional, consideró que Uruguay comienza el año “con mucha violencia”, estimó que esta ronda de Consejos de Salarios será la “más grande desde la vuelta a la democracia” y lamentó que “está en discusión” la rentabilidad del sector productivo. “Para los uruguayos se terminó la capacidad contributiva”, dijo, antes de prever que el gobierno va a aumentar el gasto público este año, lo que hace que la gente “esté enojada” con la gestión económica.

Aseguró que ante esta situación su sector entiende, a diferencia del gobierno, que es “urgente, necesario y posible” adoptar nueve medidas propuestas por su sector y tres de otros partidos políticos que van desde la creación de una regla fiscal hasta la portabilidad de números de celular.

La primera de las propuestas refiere a la educación. Lacalle Pou quiere que el gobierno aplique el artículo 41 de “una mala ley de educación”, que promueve la concentración horaria de los docentes en un mismo centro educativo y que los centros que lo necesiten dispongan de presupuestos especiales. Después avanzó por “temas relativos a la vida de los uruguayos” y exigió la creación de un “plan nacional de emergencia vial” y soluciones en seguridad que “el gobierno ni ha encontrado ni va a encontrar” porque tiene “un abordaje totalmente equivocado”. Lacalle Pou se ganó el primer aplauso de la noche al asegurar que el “lema” debería ser que “a la gente que no se porta de acuerdo a las leyes se le terminó el recreo”. Además, el senador pidió un respaldo “moral y jurídico” para que la Policía pueda “actuar con tranquilidad”, para lo cual insistió con dos propuestas que ya han sido presentadas en el Parlamento por su sector: modificar la figura de la legítima defensa para hacerla más flexible e imponer “una presunción relativa de que cuando un policía actúa lo está haciendo en la defensa del orden público”.

Acerca de la economía, la principal propuesta de Lacalle Pou es la de crear un grupo de trabajo multipartidario que diseñe una regla fiscal, una herramienta que regule la recaudación de impuestos y cómo se gastan los recursos. Además, el senador advirtió que este será un año con “momentos de mucha conflictividad en el país” y pidió al gobierno que trabaje en “un acuerdo marco para gestionar los conflictos” y para “tener pautas salariales claras de antemano”.

Lacalle Pou continuó refiriéndose al “sector productivo”, pero mencionando solamente aspectos referentes al agro. “Lo primero que tendríamos que hacer es terminar con la lógica de enfrentamiento”, consideró, antes de agregar que “la peor forma de avanzar sobre este tema es descalificar a los que reclaman”. En cuanto a los problemas, consideró que las dos medidas fundamentales a adoptar son la reducción de déficit fiscal y “superar el aislamiento comercial que tenemos con el resto del mundo”. Además, pidió que se termine con los "precios abusivos" de los combustibles y la energía eléctrica y que se reforme el mecanismo de los proyectos de participación público privada.

Después de presentar las nueve propuestas de Todos, Lacalle Pou anunció que su sector respaldará tres proyectos de ley presentados por otros partidos. Se trata de una iniciativa de Unidad Popular que busca promover la construcción de viviendas populares de bajo costo para los compradores, otra del Partido Independiente que brinda a las Fuerzas Armadas desplegadas en zonas fronterizas ciertas potestades propias de la Policía, y una tercera del Partido Colorado que habilita la portabilidad del número de teléfono celular cuando se cambia de compañía.

“Somos un nacionalismo inclusivo, por eso tendemos puentes con los que no piensan lo mismo que nosotros”, aseguró Lacalle Pou antes de rematar su discurso con una frase que generó un fuerte aplauso: “El próximo 2 de marzo les voy a hablar de otra cosa: de que también se puede cambiar el gobierno”.