Los números de este domingo confirmaron el favoritismo del Partido Nacional (PN) con la elección del diputado Nicolás Olivera. El nuevo intendente tiene 39 años y comenzó su carrera política apadrinado por su cuñado, Daniel Ariceri, quien actualmente es delegado de la Comisión Técnica Mixta de Salto Grande.

Fue edil del PN en el período 2005-2010, para posteriormente ocupar cargos en el gobierno departamental de Bertil Bentos (2010-2015), encargándose de la Unidad de Vivienda y posteriormente de la Dirección de Obras. Con el respaldo del grupo de Bentos, fue candidato a diputado y ganó la diputación en 2014 para luego abrirse de Bentos y formar su propio grupo político.

Resultado de las elecciones departamentales en Paysandú

El punto de inflexión

Un gesto se produjo a las 21.10 en plaza Artigas, lugar reservado para la militancia del Frente Amplio (FA), cuando Álvaro Guigou, presidente de la Departamental del FA, dijo que el proyecto de la coalición de izquierda trascendía una elección y había que reconocer lo logrado en 15 años. Un discurso que pudo ser interpretado como el reconocimiento de una inminente derrota.

Mientras tanto, Olivera se mantuvo en silencio, con cautela, soltándose sobre las 23.15, cuando en declaraciones al programa La tribu, de Radio Charrúa, dijo que estaban “contentos, con todos los que trabajaron por el proyecto, vamos a esperar a más de 60% cuando sea indescontable la diferencia”.

Festejos del Partido Nacional en Paysandú.

Festejos del Partido Nacional en Paysandú.

Además, Olivera esperaba el reconocimiento de la derrota por parte del FA para dar rienda suelta a la alegría. A las 23.34 se anunció en la explanada de la plaza Constitución la victoria del PN y de Olivera. Más tarde, el intendente electo afirmó que “ahora sí hay una diferencia importante y ya estamos en comunicación con la gente del FA”, que luego admitió oficialmente la derrota.

Todo hacía suponer que sobre la medianoche las siete alcaldías en disputa del departamento habrían sido ganadas por el PN. De esta manera conquista la de Piedras Coloradas, que estaba en poder del Partido Colorado.

El PN hizo un acuerdo electoral con Cabildo Abierto, que apoyó a los tres candidatos, y también tuvo adhesiones de colorados independientes que se sumaron a apoyar, en este caso, al intendente electo. El partido liderado por Guido Manini Ríos peleaba por un lugar en la Junta Departamental y puede ser la llave en el deliberativo comunal.