Las imágenes de miles de alemanes orientales cruzando el Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989 se recuerdan como el final de la Guerra Fría. Sin embargo, unos días antes, el 4 de noviembre, casi un millón de alemanes se habían manifestado a favor de la reforma, y querían crear un socialismo democrático en el territorio de Alemania Oriental.

A principios de 1989, nadie creía que fuera posible un cambio de poder en la República Democrática Alemana (RDA), ni en Oriente ni en Occidente. Erich Honecker, secretario general del gobernante Partido de la Unidad Socialista de Alemania (SED) y presidente del Consejo de Estado, declaró a mediados de enero de ese año: “El muro continuará existiendo dentro de 50 e incluso 100 años si las razones para su existencia no ha sido resueltas”.

Su evaluación fue ampliamente aceptada, como lo demuestra una decisión tomada entonces por el empresario editorial conservador Axel Springer, de Alemania Occidental. Durante décadas, en sus periódicos y revistas populares (incluido el periódico sensacionalista Bild) se escribían las iniciales “RDA” entre comillas, como una forma de cuestionar la legitimidad del estado de Alemania Oriental. Esta práctica estaba por terminar.

Nueve meses después, la situación era fundamentalmente diferente. Decenas de miles de alemanes orientales habían abandonado su país hacia Occidente durante el verano, principalmente a través de la recién abierta frontera húngara con Austria. Las agrupaciones opositoras, como el Nuevo Foro, estaban ganando rápidamente gran cantidad de seguidores, y un número creciente de personas en Leipzig y otras ciudades pedían reformas políticas en las llamadas “manifestaciones de los lunes”.

El 7 de octubre, cuando se cumplía el cuadragésimo aniversario de la fundación de la RDA, los líderes del SED continuaron fingiendo que todo estaba bien en el país. La Policía y la seguridad del estado atacaron nuevamente, tanto literal como figuradamente, cuando algunos ciudadanos intentaron protestar contra las celebraciones oficiales de esa noche. El Politburó obligó a Honecker a retirarse anticipadamente el 18 de octubre y lo reemplazó con Egon Krenz como secretario general. Sin embargo, las manifestaciones en toda la RDA continuaron creciendo y el 9 de noviembre se abrió el cruce del Muro de Berlín.

Hoy, el relato oficial de la historia tiende a resumir los eventos de la siguiente manera: los ciudadanos de la RDA se habían hartado de su estado hacía mucho tiempo y salieron a las calles para finalmente poder vivir como sus hermanos en Occidente. Luego vino la apertura del muro, la reunificación, y con ella la libertad que los alemanes orientales habían anhelado durante todos esos años. De acuerdo con esta falsa narrativa, el Wende (giro) de Alemania Oriental fue coronado por la caída del Muro de Berlín. Pero ese no fue siempre el destino de las cosas.

Otro socialismo era posible

De hecho, el 9 de noviembre marcó el final de los intentos populares por iniciar un giro político dentro de la RDA. La energía revolucionaria que había animado el movimiento de protesta inicial pronto se esfumó, difundiéndose hacia el oeste vecino a través de la frontera abierta. En lugar de continuar reformando el sistema político de la RDA en muchos sentidos, la mayoría de los alemanes orientales pronto comenzó a exigir su incorporación mansa al sistema de Alemania Occidental, uno que de ninguna manera estaba abierto a transformaciones.

El ritmo de este cambio demostró que el interés de las masas por renovar la RDA no habría sido tan grande como pareció brevemente antes de que cayera el muro. Aunque los activistas opositores de la RDA movilizaron temporalmente a un gran número de personas, muchos de ellos pronto volvieron a colgar sus abrigos, por así decirlo, cuando se enfrentaron al nuevo viento del oeste. Un gran número de los activistas hicieron lo mismo. Como psicoanalista, yo podría agregar que las estructuras de carácter autoritario prevalentes en la sociedad alemana, que nunca se trataron adecuadamente después de la guerra en Oriente ni en Occidente, no pudieron manejar la perspectiva de la libertad y responsabilidad verdaderas.

La seductora declaración del canciller de Alemania Occidental, Helmut Kohl, de que la moneda de Alemania Occidental transformaría el Este en un “país floreciente” encontró terreno fértil. Las fuerzas liberales y conservadoras obtuvieron una abrumadora mayoría en las primeras elecciones no controladas por el Estado al parlamento de Alemania Oriental, el Volkskammer, el 18 de marzo de 1990, y el 3 de octubre la RDA fue anexionada a la República Federal.

Sin embargo, la visión que inicialmente movilizó al Wende no tenía nada que ver con una Alemania inmediatamente reunificada. Fue impulsada principalmente por algo más: un “socialismo democrático”, “real”, “adecuado”, junto con la adopción de la perestroika y la glasnost que Mikhail Gorbachev estaba propagando en la Unión Soviética.

Los manifestantes también pidieron la abolición del dominio absoluto del SED, elecciones democráticas, legalización de los movimientos de derechos civiles que brotaban en todo el país, libertad de prensa y reunión, disolución del Ministerio de Seguridad del Estado (también conocido como la “Stasi”) y el fin de la vigilancia por parte de los servicios secretos. Esto se combinaría con una revisión de la historia de la RDA, incluido el papel del estalinismo, una discusión franca de los problemas económicos y los problemas ambientales del país, y el fin de la censura de prensa y el embotamiento de la mente pública por parte de los medios conformistas. Había otras demandas, como la introducción de programas escolares no autoritarios, e, incluso, la construcción de más ciclovías. En otras palabras: una mezcla explosiva y colorida de sugerencias creativas para reformar y mejorar la República Democrática Alemana, no para abolirla.

Voces del 4 de noviembre

Numerosos documentos prueban este impulso inicial del Wende en la RDA, incluida la transmisión en vivo de la manifestación de la televisión estatal de la RDA el 4 de noviembre de 1989 en la Alexanderplatz de Berlín, de la que casi nadie habla hoy. Entre 500.000 y un millón de personas siguieron un llamado de la escena teatral de Berlín Oriental para salir a las calles en busca de una Alemania democrática y socialista. Fue la manifestación espontánea más grande y no dirigida por el Estado en la historia de la RDA.

La marcha comenzó a las diez de la mañana en el centro de Berlín, extendiéndose desde Prenzlauer Allee a través de Karl-Liebknecht-Straße hasta el Palacio de la República, continuó hasta Marx-Engels-Platz, y finalmente pasó por Rathausstraße para terminar en Alexanderplatz, el corazón de Berlín Oriental. Se extendió por todo el centro de la ciudad, incluidas las sedes de las instituciones estatales más importantes (el Consejo de Estado, el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Comité Central de la SED, el parlamento, el ayuntamiento), antes de que comenzara la concentración de clausura, que duró más de tres horas, en Alexanderplatz.

Foto del artículo ''

El mitin fue inaugurado por la actriz Marion van de Kamp: “¡Estimados colegas y amigos, pensadores y los que quedan aquí! Nosotros, los trabajadores de los teatros de Berlín, les damos la bienvenida. La calle es la tribuna de la gente, en todas partes donde está excluida de las otras tribunas. Esta no es una manifestación, sino una manifestación de protesta socialista”.

Una variedad de figuras se alzaron para hablar en un pequeño podio: destacados actores, escritores, cantautores, científicos, un abogado, dos teólogos, el ex jefe de la agencia de recopilación de inteligencia de la RDA, miembros del Politburó y cuadros del SED, el Nuevo Foro, la Iniciativa para la Paz y los Derechos Humanos. Estaban rodeados por un mar de personas que agregaron sus propios puntos de vista y demandas a través de intervenciones cargadas de emociones y pancartas caseras: “¡Contra el socialismo monopolista - Por el socialismo democrático!”, “No más privilegios - Somos el pueblo”, “No a la violencia - ¡Nos quedamos aquí!”, “¡Democracia, no caos!”, “Tiempo de juego compartido para niños sanos y discapacitados: ¡eliminen las barreras!”,“ Prensa libre para personas libres ”, pero también advertencias contra el retorno al conformismo:“ ¡No se dejen convertir!”.

No hay duda de que este fue un evento de masas democrático de primer orden, un hito no sólo para el Este sino para toda la historia alemana. O, como lo expresó el reconocido autor Stefan Heym en el escenario de Alexanderplatz: “Superamos nuestra falta de palabras en estas últimas semanas y ahora estamos aprendiendo a caminar erguidos. Y eso, amigos, en Alemania, donde todas las revoluciones hasta ahora han salido mal y donde la gente siempre se ha sometido, bajo el Kaiser, bajo los nazis, y más tarde también. [...] El socialismo, no estalinista, sino socialismo real, que finalmente queremos construir para nuestro beneficio y para el beneficio de toda Alemania, este socialismo es impensable sin democracia. Pero democracia, una palabra griega, significa el gobierno del pueblo”.

Extractos de otros discursos subrayan los impulsos detrás de la protesta. Jan Joseph Liefers, ahora un conocido actor, declaró: “Las estructuras existentes, las estructuras principales que siempre se han heredado no permiten la renovación. Por eso deben ser destruidas. Debemos desarrollar nuevas estructuras para un socialismo democrático. Y eso significa, para mí, entre otras cosas, una división del poder entre la mayoría y las minorías.

Marianne Birthler, trabajadora juvenil de la administración escolar de Berlín y miembro de la Iniciativa por la Paz y los Derechos Humanos dijo: “Estamos aquí porque tenemos esperanza. La esperanza se ha reunido hoy en esta plaza cien mil veces. Esperanza, fantasía, insolencia y humor. Se suponía que esta esperanza que finalmente comenzó a crecer en la RDA hace unas semanas había sido derrotada en los días y noches posteriores a la noche del 7 de octubre, antes de que se volviera tan grande como lo es hoy. La pregunta que no ha sido respondida hasta hoy es: ¿quién dio las órdenes, quién tiene la responsabilidad política?”.

Para Christa Wolf, la gran escritora e integrante del SED: “Tengo mis dificultades con la palabra Wende. Me imagino un velero cuyo capitán grita “¡Giren el barco!” Porque el viento ha cambiado, y la tripulación se agacha cuando el mástil cruza el barco. ¿Es esta imagen precisa? [...] Yo hablaría de renovación revolucionaria. Las revoluciones emergen desde abajo. “Abajo” y “arriba” cambian de lugar en el sistema de valores, y este cambio transforma a la sociedad socialista de la cabeza a los pies. Grandes movimientos sociales entran en acción. [...] Entonces, soñemos y razonemos despiertos: ¡imaginemos un socialismo del que nadie se escapa!”.

El cierre de la manifestación quedó en manos de la actriz Steffie Spira, de 81 años, también miembro del SED: “En 1933 fui sola a un país extranjero. No llevé nada conmigo, pero en mi cabeza tenía varias líneas de un poema de Bertolt Brecht: ‘Elogio de la dialéctica’.

“No quedará como está. / Quien esté vivo, nunca diga ‘nunca’ / Quien haya cobrado conciencia de su condición, ¿cómo puede ser detenido? / Ese ‘nunca’ será ¡hoy mismo!”.

Otro orador, el teólogo de Wittenberg Friedrich Schorlemmer, recapituló la importancia del día 15 años después. Cuando se le preguntó en una entrevista por qué todavía estaba orgulloso de su participación el 4 de noviembre, explicó: “Porque en ese momento, la ‘D’ seguía representando la democracia y no ‘Deutschland’ (Alemania) o ‘Deutsche Mark’ (marco alemán). El 4 de noviembre fue el día en que, y eso es raro en la historia alemana, tuvo lugar un despertar democrático. Los representantes de este pequeño pueblo pusieron fin al reclamo de poder del SED y con él a una dictadura con claridad, decisión y equidad humana”.

¿Qué tan erguidos caminamos hoy?

A la luz de todo esto, el 4 de noviembre de 1989 merece ser resaltado en rojo y subrayado en los escritos y representaciones de la historia alemana reciente. Sin embargo, a pesar de la transmisión de televisión sobreviviente, ni un solo documento de video de la protesta está disponible para la compra. Se puede encontrar un CD con discursos pronunciados en la demostración, pero una grabación de audio editada y acortada no logra capturar ni la atmósfera ni las dimensiones del evento, ni puede, en el mejor de los casos, indicar su importancia.

30 años después, no hay mejor momento para mirar hacia atrás y redescubrir el espíritu detrás del 4 de noviembre. Después de todo, muchos de los cambios políticos exigidos para la RDA ese día podrían aplicarse fácilmente a la agenda de la República Federal en 2019. Un pasaje del discurso de Stefan Heym lo captura mejor: “Pero hablar, hablar libremente, caminar, caminar erguido, eso no es suficiente. Aprendamos también a gobernar. El poder no pertenece a las manos de un individuo, un grupo pequeño, un aparato o un partido”.

Ciertamente habría consentido a agregar “o una camarilla de los ejecutivos ultrarricos y corporativos” a la lista, pero en ese entonces eso no parecía un posible peligro en la RDA, atrapada como estaba en la prisa del despertar político y la renovación. Stefan Heym continuó: “Todos deben participar en este poder. Y quien lo ejerza, y donde sea, debe estar sujeto al control de los ciudadanos”.

El control de los ciudadanos (o “glasnost”, u otro tipo de transparencia en la política para el caso) evidentemente no es la realidad en la Alemania de hoy. Las demandas de poner fin a la vigilancia del servicio secreto que se plantearon en Alexanderplatz no se cumplieron con el fin de la RDA. Y eso sin mencionar cuánto necesita la Alemania de hoy una crítica del papel sistemáticamente desinformador de los medios de comunicación.

Los acontecimientos del 4 de noviembre de 1989 nos invitan a reflexionar y hacer una comparación: ¿qué tan erguidos caminamos hoy? La inquietante popularidad que disfruta la extrema derecha del partido Alternative für Deutschland (AfD), particularmente en el antiguo Oriente, también plantea una pregunta relacionada: ¿qué pasó con todo el coraje, la creatividad y el espíritu optimista que los ciudadanos de la RDA mostraron en la caída de 1989?

Encontrar la respuesta a esta pregunta se hace aún más urgente por el hecho de que AfD parece estar aprovechando precisamente este potencial y pervirtiéndolo. En las elecciones más recientes en los estados del este, AfD hizo referencia al Wende, imprimiendo posters que decían “Complete el giro”. Al apropiarse indebidamente de un eslogan central de 1989, también declararon a los votantes que “Somos el pueblo”.

En respuesta, debe decirse que “la gente” que provocó el terremoto político en ese entonces tenía cualidades muy diferentes de las masas aburridas impulsadas por los celos y el odio que el liderazgo de AfD claramente busca. Completar el Wende, por otro lado, significaría finalmente construir el socialismo democrático aquí en Alemania, tal como se solicitó en Alexanderplatz el 4 de noviembre de 1989.

Artículo publicado originalmente en la revista Jacobin.