Montevideo Comics está celebrando sus 20 años de vida. Mucho ha pasado desde las primeras ediciones en el sótano de Pachamama, en la plaza Independencia. Por allí, por el cine Plaza y por el Auditorio Adela Reta han pasado decenas de miles de uruguayos (y extranjeros) a compartir de manera positiva sus fanatismos. Que, es cierto, comienzan por el “Comics” del título, pero abarcan también la fantasía, la ciencia ficción, el animé y hasta furores más recientes como el k-pop.

Detrás de todo esto se encuentran Matías Castro y Marcelo Sánchez, quienes tenían una maquinaria aceitada, un recinto asegurado y un nombre que les permitía salir a buscar invitados internacionales. Pero no contaban con un archienemigo invisible que hizo estragos entre la población y que limitó las actividades durante buena parte de 2020 y 2021.

“Vivimos la pandemia, primero, con esa falsa esperanza que tuvimos todos de que la covid se iba a solucionar en cuestión de meses”, cuenta Castro. “En 2020 fuimos corriendo la fecha, según lo que el Auditorio nos permitía. Fuimos posponiendo, pero pasaba el tiempo y vimos que se extendía, que no tenía fin. Y tomamos como referencia el resto de los espectáculos públicos, si se habilitaban y cuál era la reacción de la gente”.

Al año siguiente la cosa no cambió mucho. “En 2021 tuvimos alguna mínima esperanza de que se pudiera hacer, pero lo seguimos corriendo. Lo que sí hicimos fue marcar la fecha para este año, pero nos movimos discretamente, sí a nivel de gestiones institucionales pero no tanto en cosas públicas. Empezamos a hablar con alguna embajada para tirar línea con invitados, esas cosas que llevan bastante más tiempo”, agrega el organizador.

El regreso

“Lo cierto es que hasta fines de febrero de este año no tuvimos total certeza de si se podía realizar o cómo. Sobre todo por el estallido de la variante que hubo en verano, que se contagió medio planeta. Creímos que nadie nos iba a dar bola. Por eso nos largamos con Marcelo a la gestión pura y dura a fines de febrero o principios de marzo, y concentramos en tres meses lo que habitualmente hacemos en un plazo de nueve meses”, dice Castro.

Se tiraron al agua sin pensar mucho. “Y además empezamos parados en una especie de incertidumbre financiera, porque teníamos que rescatar un proyecto que hacía casi tres años que no se hacía. Teníamos una incertidumbre en cuanto a quiénes iban a participar, no solamente el público sino auspiciantes, apoyos, un montón de cosas. Nos largamos a ciegas y a dos mil por hora a meterle con todo, y en los primeros dos meses Marcelo y yo absorbimos todas las tareas. Lo único que delegamos fue el diseño gráfico de la revista y, en el último mes, la gestión de prensa”.

“Recién en estas últimas semanas terminamos de armar el equipo, pero fue una carrera a toda velocidad y súper concentrada. Ahora, la forma que tiene el festival y su contenido terminaron siendo muchísimo mayores de lo que esperábamos. Casi igual a lo que fue en 2019 en cantidad de propuestas y con una mayor cantidad de invitados internacionales. Así que es mucho más grande de lo que imaginaba a fines de febrero, cuando arrancamos”, explica Castro.

La edición más compacta tendrá que esperar, porque esta creció y creció. “Nuestra idea era que iba a ser menor, con menos stands; proyectábamos otra cosa, pensando en que la mayoría de las charlas iban a ser solamente con artistas uruguayos. Teníamos un programa pensado en ese sentido y todo, pero empezaron a caer propuestas, ideas, participantes y gente que se quería sumar. De una forma un poco demencial, terminó poniéndose todo en su lugar, y tiene la dimensión que tiene que tener con los 20 años”.

Montevideo Comics, edición 2018, en el Auditorio Nacional del Sodre.

Montevideo Comics, edición 2018, en el Auditorio Nacional del Sodre.

Foto: Nicolás Celaya / adhocFOTOS

El anuncio

Castro recuerda perfectamente la reacción de la gente cuando se confirmó la realización de la edición 2022. “Al haber manejado Marcelo y yo las redes sociales hasta la semana pasada, tuvimos el feedback inmediato. Fue impresionante el entusiasmo, la buena respuesta de la gente, el cope de todo el mundo porque se volvía a hacer, porque volvía a haber un evento de estas características. Y una cosa que nos llamó la atención, por las preguntas que nos hacían en Instagram o Facebook, es que apareció mucha gente que no sabía de Montevideo Comics y lo descubrió por una publicidad que pautamos, o porque Instagram lo recomendaba por asociación. Por las cosas que preguntaban te dabas cuenta de que era gente que nunca había ido, o directamente no sabía del evento. Eso está bueno, porque parte de la idea del festival es abrir las puertas a cualquier persona para que pueda acercarse y entender de qué van todos estos mundillos que están dentro”.

El contenido

Un llamador de cada año son los invitados internacionales, que mencionó que serán un número récord pese a la velocidad con la que se organizó todo. “Fue sorpresivo. Habitualmente lleva un montón de tiempo, y por cada invitado que conseguís hay 30 que te dijeron que no. Sabemos cómo son los plazos de entrega y los ritmos de laburo demenciales de los artistas de cómic, y puede ser un trabajo muy gratificante, pero a la vez es re exigente en eso, entonces lleva mucho tiempo. Pero nos pasó que empezamos a hacer algunos contactos en España y nos respondieron cinco, entonces terminamos trayendo cinco artistas de España. Nunca nos había pasado que tanta gente nos dijera que sí al mismo tiempo”.

En lo que es producción nacional de historieta, aparentemente no iba a haber mucha novedad, salvo el libro Fuego, de la AUCH (Asociación Uruguaya de Creadores de Historieta). Hablando de eso, hay una actividad destacada que se va a hacer el domingo a las 18.00 en la zona de talleres. Es una primera experiencia de club de lectura de cómics, con Fuego, justamente. Después, hay otras novedades uruguayas que fueron apareciendo y se sumaron. Fui descubriendo que hay más producción de la que yo creía”.

“Por ejemplo, viene Deadbangers Comics, que es una chica que hace historietas en Paysandú y ya tiene dos números publicados. Aparecieron otras personas que se sumaron a AUCH, entonces va a haber varias novedades editoriales nacionales, que está bueno porque no han tenido lugar de presentación, como Pancho el Pitbull 5, de Nicolás Peruzzo, o Prócer zombie III, de los Silva Bros., que ya tiene un tiempo pero creo que esta va a ser su presentación. Ellos van a tener un stand propio”.

El adicional

El multiverso de Montevideo Comics se va ampliando con la aparición de nuevas expresiones. “Siempre tratamos de sumar propuestas anexas, o mundillos anexos, que no son directamente historieta ni tienen una relación estrecha con la historieta, pero que a nosotros nos parece que potencian la fiesta y hacen al ambiente que se vive en el festival”. Como ejemplo de los últimos años citó “el k-pop, que ha crecido muchísimo porque la fascinación de los adolescentes por el mundo coreano es enorme”.

“Dentro de las propuestas nuevas, de las cosas que sumamos, está la charla con un grupo de streamers de distintas generaciones. Empezamos por un veterano que se llama Tellier_50, que es una especie de fenómeno en las redes, y resolvimos armar un panel con cinco streamers de distintos perfiles para que cuenten sus historias. Desde los más grandes que stremean League of Legends hasta la gente más joven”.

No será la única novedad. “Después, incorporamos los deportes electrónicos, los eSports. Invitamos a cinco equipos para que tengan sus stands, que estén todo el fin de semana, y también va a haber una charla con ellos. Todo eso contribuye a la dinámica del festival”.

El regalo

Una tradición de los últimos años en Montevideo Comics es que gran parte de los presentes se lleve un libro de regalo, que recopila historietas de algún autor clásico de nuestro país, y Castro lo recalcó. “Me gusta recordar el hecho de que vamos a regalar un libro dedicado a Pedro Cano. Es el octavo libro de nuestra colección de clásicos uruguayos. En realidad lo tenemos almacenado desde 2020 y está a la espera”.

Montevideo Comics, edición 2017, en el Auditorio Nacional del Sodre.

Montevideo Comics, edición 2017, en el Auditorio Nacional del Sodre.

Foto: Javier Calvelo, adhocFOTOS

“Se van a regalar 1.000 por día, y el sábado a las 15.00 es la presentación del libro, con Pedro Cano en persona. Él es un tipo con una historia de vida muy interesante, con una infancia muy dura. Tiene 83 años y una vitalidad que ya me gustaría tener a mí en este momento, es un crack. Estaría buenísimo que la gente vaya y de paso se lleve su firma; es el mejor homenaje que se le puede hacer”.

Bonus

Además de las actividades mencionadas, también recomendamos:

Sábado
» 16.30, sala de conferencias
Juegos de mesa desde Uruguay
Diseñadores locales cuentan cómo hacen sus creaciones.

» 17.00, zona de talleres
¡Crea tu personaje y tu propio cómic!
Un taller de la revista Gigantes, a cargo de Andrés Alberto y Levedad.

» 17.10, sala de conferencias
¿Quién viste a las superheroínas?
Gerardo Pérez presenta su libro _El diseño de indumentaria y la comunicación en el cómic: los códigos vestimentarios de las superheroínas.

» 20.10, cine
Panchopalooza, más cerca
Los creadores de la esperada película de ciencia ficción y humor muestran un avance.

Domingo
» 16.00, zona de talleres
¡Esto es manga, bo!
Pablo Praino enseña las bases del estilo oriental.

» 17.40, cine
Casa de Balneario
Presentación de animaciones breves del fanzinero y artista callejero.

» 18.00, sala de conferencias
La historia real vs. la historieta
La argentina Lauri Fernández y la española Carla Berrocal hablan de sus historietas basadas en hechos y personajes reales.

» 20.20, cine
Concurso de cosplay y ceremonia de clausura No te preocupes, que si no lográs entrar vas a poder verlo por streaming.

Como todos los años, es fundamental tener a mano el programa, sea en papel o en su versión digital, que podés descargar en el sitio oficial montevideocomics.com.uy.

Montevideo Comics. 11 y 12 de junio desde las 12.00 en el Auditorio Nacional Adela Reta (Andes y Mercedes). Pase diario $ 420, abono $ 728. Luciendo cosplay $ 350. Niños de hasta siete años entran gratis, de ocho a 11 pagan $ 250.