Saltar a contenido
Política

Política nacional

Julio Marenales, ayer, durante la concentración de frenteamplistas realizada en Plaza Cagancha.  · Foto: Javier Calvelo

La risa, arma temible

Movilización del FA le tomó el pelo a dirigentes blancos y colorados por su manejo del caso Feldman.

Contigo o sintigo

Pese a que el Frente Amplio (FA) rechazó el lunes realizar un debate entre fórmulas, el tema sigue en agenda en la campaña electoral. Ayer, el candidato a vicepresidente Jorge Larrañaga llamó por teléfono a José Mujica para insistir con el tema y anunció que si desde la izquierda se responde de nuevo que no, los integrantes de la fórmula del Partido Nacional (PN) enfrentarán solos las preguntas de periodistas y dirigentes sindicales en una “comparecencia abierta”.
Marcha de apoyo a las políticas culturales del gobierno del Frente Amplio, ayer por la avenida de 18 de Julio desde el Obelisco a la Plaza Independencia.  · Foto: Javier Calvelo

Un poco de onda

Después de días de debate sobre arsenales, religiosidad y falsas noticias, un grupo de jóvenes le aportó distensión a la campaña.
Enrique Pintado, Gustavo Penadés y Eduardo Bonomi, ayer, en el Palacio Legislativo · Foto: Victoria Rodríguez

Jugá callado

El comando electoral del Frente Amplio recomendó a los dirigentes de la coalición que no participen en ningún debate con los nacionalistas.

Guerra santa

Un grupo de cristianos se reúne con el jefe de campaña blanco Gustavo Penadés y resuelven sacar un folleto que acusa a José Mujica porque le “moja la oreja a Dios” en sus declaraciones. Unos cien pastores evangélicos se reúnen con Luis Alberto Lacalle en Salto, mientras que el pastor Márquez, líder de Misión Vida, sale a hacer campaña por el líder herrerista. Un sacerdote jesuita pide no votar al Frente Amplio (FA) porque atenta contra la vida, y un pastor bautista y periodista televisivo acusa a Mujica de ser “partícipe de pactos con fuerzas satánicas” e incluir en sus listas a “ministros del ocultismo”. La campaña electoral, que ya parecía tocar fondo, pasó ahora al terreno de la fe religiosa y se encomendó a la buena de dios. El final puede ser apocalíptico.