Más allá de que en verano Montevideo se aquieta y parece dormir una larga siesta de un mes y pico, es evidente que no todo el mundo está en la costa disfrutando de la playa. En los últimos años la oferta de actividades para niñas y niños en las vacaciones estivales se ha ampliado tanto en cantidad como en variedad. Va una pequeña muestra de las cosas que se pueden hacer.

Verano en Ludosóficos

La casa que dirige Vera Navrátil (Maldonado 1760) abre sus puertas durante el verano con propuestas diversas y la impronta de siempre. Para un rango de edades amplio, de cinco a 16 años, la invitación es no quedarse en casa y salir a disfrutar de “Verano en la granja” a partir del sábado 7 de enero, de 14.00 a 19.00. Una serie de excursiones a la granja Agustina, en Peñarol, con actividades al aire libre facilitadas por cinco talleristas especializados. Por otra parte, los miércoles y jueves, a partir del 11 de enero, en la casa de Ludo habrá “Verano literario para adolescentes”, con la consigna de abordar los cuentos clásicos “como nunca te los contaron”. Dirigidos a preadolescentes y adolescentes de 10 a 16 años, los encuentros serán de 17.00 a 19.00. Una tercera propuesta es “Los secretos de la comarca”, un espacio para niños de cinco a nueve años, también en Ludosóficos, de 10.00 a 12.30, los martes miércoles y jueves a partir del 10 de enero. Por más información e inscripciones: [email protected], 098 898 779.

Lecturas veraniegas en la azotea

Lazos y Palabras invita una vez más a preadolescentes de 10 a 13 años a un “Verano en la azotea” con el taller Exploraciones Literarias; con la consigna “Lecturas que desafían”, propone dos espacios: lectura y debate, los miércoles, a partir del 18 de enero, de 17.30 a 19.15; y, para los que quieran seguir de largo, taller de escritura (optativo), el 18 de enero, 1º y 15 de febrero, de 19.30 a 21.30. Este grupo se suma al habitual para adolescentes de 14 a 16 años, que en el verano alternará encuentros de lectura y debate (los miércoles 25 de enero, 8 de febrero y 1º de marzo) con taller de escritura (el 18 de enero y 1º y 15 de febrero), y en los talleres de escritura ambos grupos trabajan juntos. Los encuentros estarán coordinados por la psicoanalista y magíster en Literatura Infantil y Juvenil Cecilia Rodríguez, la licenciada en Comunicación Educativa y Comunitaria Martina Giuria y la licenciada en Psicología y mediadora de lectura María José Burguez, con el apoyo de la bibliotecóloga y mediadora Débora Núñez, a quienes se suma, en los talleres de escritura, Cholo Gómez, de Estación Sur Escuela de Escritores. Por más información e inscripciones, se puede consultar a través de su página web o del teléfono 094 334 875.

Laboratorio abierto en vacaciones

La casa de cuentos ubicada en Luis de la Torre 1026 tiene dos propuestas para niños este verano. El Laboratorio de la Imaginación invita a los más chicos, de cinco a siete años, los martes, miércoles y jueves de 10.00 a 12.00, a explorar distintas técnicas para ilustrar y escribir. “Descubrimos cómo podemos utilizar la ilustración y la escritura para contar historias y hacer poesía. Nos adaptamos a los intereses particulares en el área que a cada uno le guste más. Compartimos lecturas que nos emocionan y vivimos aventuras que nos sirven de inspiración para nuestras historias”, detallan. Los mismos días, pero de 15.00 a 17.00, el taller, con la misma impronta, se abre para los más grandes, los que tienen entre ocho y 12. Arrancan el martes 17 de enero y los cupos son limitados. Por más información e inscripciones: 095 420 017 o en las redes sociales de El Árbol Lejano.

Juegos y plástica a la mesa

En el Taller Salto la propuesta es lúdica. De la mano de Fabián Zamit y Samantha Castro, convoca a niños y niñas de cinco a once años a experimentar con distintas técnicas de plástica y actividades lúdico recreativas para diseñar su propio juego de mesa, para compartir y jugar en familia. Serán cuatro encuentros, los miércoles de 17.30 a 20.30, desde el 25 de enero al 15 de febrero, en los cuales se abordarán diversos lenguajes plásticos y gráficos –dibujo, pintura, dactiloacuarela, tintas, collage, etcétera–, con la idea de que los participantes desarrollen el vocabulario, la secuenciación, la expresión y la asociación de ideas. Con el acento puesto en la relevancia del juego y en el disfrute, la actividad se llevará a cabo en el espacio Ayariri (Gonzalo Ramírez 1624) y los cupos son limitados. Por más información e inscripciones: 098 882 799, 097 082 741.

El Taller de la Valija

“Todos tenemos historias para contar”, argumenta la escritora Malí Guzmán –Cayó la noche, Agustín caminador, la colección Renata tiene cosas, entre otros títulos–, quien este verano abre su pionero Taller de la Valija con una propuesta para niñas y niños de “verano a puro cuento, escritura creativa a partir de juegos con el lenguaje”, en la modalidad de talleres presenciales. Guzmán parte de la base de que el juego y la literatura tienen mucho en común: “En ambos la libertad es casi infinita; requieren sensibilidad, imaginación, aceptar desafíos, a la vez que el creador del juego establece reglas y límites”, sostiene. Por más información e inscripciones: 095 951 422, [email protected]

Escaramuza x 3

En la librería de Parque Rodó (Pablo de María 1185) hay, como es habitual, un abanico de posibilidades. Este verano se ofrecen tres talleres para los más chicos, en modalidad presencial y con cupos limitados. Por más información e inscripciones: [email protected] o enviando Whatsapp al 091 400 034.

Arranca la escritora Lorena Hugo –Caracúlico, ¿Qué querés inventar?, Décimas a la marchanta. Pa’ leer si se te canta– con dos encuentros, el 18 y 25 de enero de 15.00 a 17.00, de “Palabrerío. Taller infantil de escritura”, para niñas y niños de siete a once años. “Escribir puede ser una forma de decir lo que queremos o de descubrir lo que sentimos. Por eso, esta invitación es a crear con palabras: las rimadas, las inventadas, las grandotas, las chiquitas, las olorosas, las que traen imágenes en colores, las que invitan a contar, las difíciles de pronunciar, las pesadas, las livianas, las que decimos siempre, las que no usamos mucho, las que nos entibian, las que nos gusta repetir, las que se oponen y todas las que se nos ocurran”.

Por otra parte, “Paleoarte: cuando la ciencia y el arte se encuentran”, a cargo de los biólogos Fernanda Cabrera y Felipe Montenegro, propone un acercamiento a la paleontología para niñas y niños de ocho a 12 años, los miércoles de febrero de 15.00 a 17.00. En cuatro encuentros, la idea es “mostrar de forma lúdica qué información obtiene un científico a partir de restos de un animal extinto”. En cada encuentro se abordará un tópico y un animal fósil diferente y se construirá, en cartón, una versión tridimensional sencilla de su cráneo. Grandes dinosaurios carnívoros, pterodáctilos, aves del terror y mastodontes permitirán, en la comparación con material de animales comunes hoy en día, un viaje en el tiempo, de ida y vuelta.

Por último, Andrés Alberto Farías dará un taller de historieta para niñas y niños de siete a 13 años, los jueves de febrero de 15.00 a 16.30. En los encuentros se trabajará el desarrollo de una historia, el lenguaje de la historieta y la creación de personajes, a través de consignas disparadoras que ayuden a desarrollar y potenciar la creatividad de los y las participantes. Además de compartir trabajos de dibujantes y artistas de distintas épocas y lugares, el énfasis estará puesto en crear y resolver historias dibujando mucho.