Saltar a contenido
Opinión

Posturas

¿20 son más que 80?

El Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria proyecta para los próximos años una inversión que no alcanzaría 3,5% de su presupuesto en la búsqueda de tecnologías específicas para la agricultura familiar, mientras que para tres sistemas casi exclusivos de la producción empresarial (agrícola-ganadero, arrocero y forestal) dedicará más de 50% de su presupuesto. Si a esto sumamos una mirada global a la intervención del Estado, claramente no aparece como prioridad pensar o repensar el modelo tecnológico para la Agricultura Familiar.

Malos augurios y buenas realidades

Las referencias a los cambios en la reglas de juego que generan las iniciativas gubernamentales han sido frecuentes en los últimos años y lo son más al acercarse el período electoral. La amenaza que está detrás de ese argumento es que esos cambios determinarán un freno en las nuevas inversiones. Quienes más activos han estado en la denuncia de estos cambios en las reglas de juego y en anunciar las consecuencias que tendrían han sido los dirigentes de las dos principales organizaciones de empleadores del sector agropecuario y sus allegados.