La iniciativa de democratizar el ingreso laboral a las intendencias que impulsaba el recientemente fallecido Adrán Peña y que había fracasado por la oposición de los legisladores blancos se transformó en un posible e imprevisto eje de la campaña electoral. La sugerencia de plebiscitar el proyecto de Peña, propuesta por el politólogo Daniel Chasquetti en la diaria, fue aceptada por el grupo Ciudadanos, que coordinaba el senador colorado hasta que murió el 4 de abril: el martes el precandidato Robert Silva anunció, entre homenajes al correligionario fallecido y guiños electorales, que buscarían someterla a consulta popular mediante el trámite de obtener la firma de dos quintos de la Asamblea General.

Parecía fácil juntar las rúbricas necesarias, dado que el proyecto de Peña había reunido apoyos más que suficientes, pero ahora no es tan claro: surgieron dudas entre varios dirigentes colorados y frentistas, que manejan argumentos formales mientras calibran estrategias de campaña y repercusiones en sus respectivos feudos electorales.

Es deseable que se despejen cuanto antes esas incertidumbres de las dirigencias, porque se trata de un proyecto muy valioso para seguir avanzando en igualar las oportunidades, en este caso laborales, de la ciudadanía.

También ocurrió

Para leer con tiempo