“Rompe los ojos” que el gobierno quiso favorecer a los canales privados, dijo José Mujica al comentar la habilitación del Poder Ejecutivo a los tres grandes cableoperadores de Montevideo para que intermedien en la distribución de banda ancha, que hasta ahora monopolizaba Antel. No se trata de todos los cableoperadores, sin embargo, y por eso la cámara del ramo reiteró sus aspiraciones, y, en el mismo sentido, algunos legisladores de la coalición gobernante exigen la derogación de la Ley de Medios, que liberaría totalmente el negocio de la distribución de internet. Ese negocio es el servicio más rentable para Antel, por eso para los trabajadores y para la oposición es muy negativo que la empresa pública deba cederlo. Se trata de la entrega de “las joyas de la corona” del mercado de las telecomunicaciones y deshace políticas exitosas de desarrollo de lo público, según el análisis del economista Rodrigo Gorga. Antel, además, ya fue perjudicada por la puesta en marcha de la portabilidad numérica, tal como preveían los partidarios de derogar la LUC. Como para reforzar las impresiones de Mujica y de Gorga, el gobierno también les concedió una suma nada despreciable (1,2 millones de dólares) a los canales privados para que transmitan sus contenidos por la plataforma de streaming Vera, que administra Antel. Hablando de negocios millonarios, por estos días también se anunció que vuelven las exploraciones en busca de petróleo, ahora en la plataforma marina, lo que ya despertó la alarma entre grupos ambientalistas.

¿Qué más pasó esta semana?

¿Qué más leer?